Documentos PCE
Documentos PCE >
 


Esperanzador alto el fuego en Siria e inicio de conversaciones políticas entre el gobierno sirio y la oposición



Comisión de Oriente Medio y Mundo Árabe del PCE / 30 dic 16

El acuerdo de alto el fuego que ha comenzado hoy, 30 de Diciembre a las 0:00 horas, tiene mucha más probabilidad que los anteriores de convertirse en definitivo y de encauzar el conflicto armado en negociaciones y acuerdos políticos que puedan ser respaldados democráticamente.

La diferencia esencial es el protagonismo en el acuerdo de Rusia y Turquía. No hay guerra sin el apoyo de Turquía a los distintos grupos armados que luchan contra el gobierno sirio. Es a través de Turquía, y su frontera con Siria, por donde estos grupos han recibido armas, apoyo logístico y toda las facilidades para la entrada o evacuación de combatientes. Así siete grupos armados, que movilizan a más de 60.000 combatientes, han firmado y apoyan el acuerdo. Estos son: Failak al-Sham; Ahrar al-Sham; Jaysh al-Islam; Thuwar al-Sham; Jaysh al-Mujahideen: jaysh Idlib y Jabhat al-Shamiyah

Tras el derribo, en Noviembre de 2015, de un avión de combate ruso por parte del ejército turco, comenzó una guerra comercial de Rusia contra Turquía (muy dependiente económicamente del comercio y del turismo ruso) que forzó a ese gobierno y a su presidente Erdogan, a pedir disculpas por el derribo del avión e incluso a pasar de reivindicar y justificar el ataque, a derivar su responsabilidad a los golpistas turcos de Fethullah Gülen.

Por tanto el acuerdo, turco-ruso, no solo es una buena noticia por la esperanzas de paz para Siria, sino que además rebaja las posibilidades de un enfrentamiento armado entre Turquía y Rusia, que es tanto como decir entre el bloque Otanista y la coalición Chino-Rusa.

Afortunadamente, de momento parece equivocado el pronóstico de que después de la liberación de Alepo venía más guerra, la batalla de Idlib, la zona fronteriza con Turquía más importante en manos de distintas milicias contrarias al gobierno sirio.

La Paz es posible. Si los distintos grupos armados, al margen de DAESH y al-Qaeda, aún siendo wahabís en su mayoría, con un proyecto político de instaurar un gobierno religiosos basado en la Sharía, aceptan los cauces democráticos, se abrirá otro escenario en Siria donde las fuerzas democráticas y de izquierdas podrán tener más posibilidades de influir en el curso político.

No obstante, el camino será muy difícil. El conflicto armado puede volver a estallar en cualquier momento. Muchos analistas sospechan que el acuerdo de alto el fuego facilitado por Turquía está relacionado con el compromiso de los gobiernos ruso y sirio, de impedir una autonomía de los kurdos sirios en ella frontera norte de Siria con Turquía. En Turquía se está librando una guerra civil interna contra el pueblo kurdo-turco, que cada vez adquiere un tinte más global entre la Turquía reaccionaria encabezada por Erdogan y la Turquía progresista encabeza por la lucha de los kurdos-turcos y apoyada por la izquierda turca.

En las conversaciones políticas que se inauguran en Astaná, capital de Kazajistán, están vetados los grupos wahabíes considerados terroristas por Rusia y NNUU, como DAESH y al-Qaeda, pero el régimen turco también ha vetado al PYD y a las milicias kurdas-sirias de las YPG/YPJ al considerarlas fuerzas terroristas afines al PKK kurdo-turco.

En cualquier caso, el inicio de conversaciones políticas y el alto el fuego es el mejor escenario posible para los intereses populares. En ese debate político, fundamental entre el gobierno sirio, con los sectores populares que representa, y las diversas posiciones opositoras, también con respaldo popular, tendrá que abrirse la posibilidad de un cambio democrático, donde también esté contemplada, además de la libertad religiosa en un estado laico y con derechos sociales y económicos, la autonomía para las distintas zonas étnicas, especialmente la zona kurda de Rojava del norte de Siria. Un acuerdo político representativo de la mayoría del pueblo sirio acabaría rápidamente con la presencia de los grupos armados del DAESH y de al-Qaeda.

En un escenario así, la zona seguiría estando en el centro del conflicto, en la ofensiva del imperialismo por controlar las reservas mundiales de energía, pero se habría dado un gran paso adelante.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles