Nuestra Bandera
NB >

Cien años con Miguel Hernández
Nº 224 | 224/225 VOLUMEN II-III 2010
248 Páginas
Precio unidad: 16.00 € (euros)


Portada de Joan Genovés
"Alba que das a mis noches un resplandor rojo y blanco"
acrílico s/ tabla 236x190 cm


SUMARIO
La lucha cultural de los comunistas.
José Luis Centella Gómez

El Centenario de Miguel Hernández.
Marcos Ana

Miguel Hernández, Nuestra Bandera y el compromiso del hombre
y del poeta.
Andrés Sorel

Resulta que Miguel Hernández era comunista.
Felipe Alcaraz

Mi camarada Miguel Hernández.
Armando López Salinas

Miguel Hernández: desde una
ortodoxa y estética visión a rebeldes y revolucionarias perspectivas.
Ideologías y estéticas dominantes
en su entorno cuando publicó
sus primeras creaciones.
Manuel Parra Pozuelo

Entrevista a Melquesidez Rodríguez Chao
Pedro Marset Campos

De la obra a la biografía en tiempos de guerra.
José Carlos Rovira

Pablo y Miguel.
Víctor Casaus

La cuarta herida.
Enrique Cerdán Tato

Miguel Hernández en su radical
historicidad.
David Becerra Mayor

Miguel Hernández en el Frente Sur.
Fanny Rubio

La represión franquista
en la provincia de Alicante.
Francisco Moreno Sáez

Miguel Hernández, corresponsal
de guerra.
Julio Rodríguez Puértolas

¿Existe el día? Algunos matices sobre Miguel Hernández.
Juan Carlos Rodríguez

Ante la posibilidad
de un malentendido.
Marta Sanz

La puñetera vida de un poeta.
Gregorio Morán

Itinerario de una transformación.
Alicia Martínez Martínez

Mirada roja sobre Miguel Hernández: El niño yuntero.
Manuel Ruiz Amezcua

Miguel Hernández y Rafael Alberti, poetas del pueblo a pesar de todo.
Juan José Téllez

Cuba: Miguel en su isla.
Omar Felipe Mauri Sierra

EDITORIAL
MIGUEL HERNÁNDEZ, POETA DEL PUEBLO

Ha sido para nosotros, los que colaboramos en la edición de Nuestra Bandera, una tarea llena de emoción la preparación de este número dedicado a Miguel Hernández. Marga Sanz ha desplegado toda su energía y entusiasmo en conectar con unos y otros a fín de que la misma revista en la que colaboró Miguel Hernández en los años de la Guerra Civil albergara contribuciones de personas que de una u otra forma han aportado dimensiones complementarias de la vida y obra de nuestro poeta. Es verdad que se ha dicho mucho sobre Miguel Hernández, y sobre su significado. Desde aquellas visiones que quisieran encerrar en los límites de la literatura pura su gran obra, despojándola del aliento surgido de la íntima identificación con el pueblo, hasta aquellas otras que justamente por identificar esa conexión con la causa de los desposeídos, con el anhelo de libertad y justicia, la han querido rebajar a literatura condicionada por la política. Incluso ha habido intentos de desnaturalizar totalmente su obra para ocultar la riqueza de su inspiración, la transformación en poesía extraordinaria merced a su gran sentido dialéctico y esclarecedor de lo que la simple apariencia encierra de riqueza, de sentimientos y de futuro.

Nuestra Bandera no es una revista literaria ni tampoco una revista de historiografía por lo que nuestro primer deber a la hora de encarar este compromiso en el centenario de Miguel Hernández era ser fiel a la visión que el Partido Comunista de España tiene de su obra. Ya en febrero de este año el Comité Ejecutivo adoptó una Resolución de gran compromiso con el Centenario de Miguel Hernández.

De esta forma se dice en esa Resolución: “En el año 2010, se conmemora el centenario del nacimiento del poeta Miguel Hernández, condenado a muerte por su compromiso con el pueblo y con los ideales de progreso y cultura de la Segunda República Española y por hacer de la poesía la mejor arma revolucionaria. Miguel Hernández es un ejemplo de poeta comprometido con los valores de la izquierda, con el mundo del trabajo, con la libertad y la justicia. Nació en Orihuela (Alicante), en una humilde familia rural; estudió en la escuela de su pueblo e inició el bachiller, pero abandonó los estudios a los catorce años para ayudar en la economía familiar y, a falta de otra formación académica, encontró a los mejores maestros en San Juan de la Cruz y Garcilaso, Virgilio y Verlaine, Calderón y Lope, Gabriel Miró, Góngora y Quevedo, con quienes mantuvo un fecundo diálogo, base de su formación autodidacta y de su producción literaria. Participó en la vida literaria de Orihuela y publicó su primer libro Perito en lunas en Murcia, en 1933. En 1934, se trasladó a Madrid y entró en contacto con otros poetas que apreciaron en el joven Miguel su capacidad creadora y su compromiso civil. En Madrid, trabajó en la edición de una enciclopedia sobre los toros que dirigía José María Cossío, colaboró en las Misiones Pedagógicas y se incorporó a la intensa vida intelectual de aquellos años: participó en los debates literarios y políticos, escribió en la Revista de Occidente de Ortega y en la revista Cruz y Raya de José Bergamín, publicó El rayo que no cesa en la colección Héroe que dirigía Manuel Altolaguirre, mantuvo correspondencia con García Lorca… En la guerra civil, que siguió al golpe de estado del general Franco contra el gobierno de la República, Miguel Hernández continuó su trayectoria poética y humana ingresando como voluntario en el ejército republicano: se incorporó al Quinto Regimiento de Zapadores, en la organización del Partido Comunista, el 23 de septiembre de 1936 y participó en la defensa de Madrid, Andalucía, Extremadura y Teruel. Siguió escribiendo y desarrollando una intensa labor cultural en defensa de la república, sus poemas de estos años se agrupan en varios libros: Viento del pueblo, que vio la luz en 1937, El hombre acecha, Cancionero y Romancero de ausencias, que recogen la experiencia de la guerra y de la cárcel, el ansia de libertad y de justicia, el dolor y la solidaridad, la muerte y la esperanza. Cuando terminó la guerra, fue detenido, encarcelado y condenado a muerte por un Tribunal Militar de la dictadura franquista en el Consejo Sumarísimo 21001, el 18 de enero de 1940; pasó por varias cárceles y, gravemente enfermo, murió en el Reformatorio de Adultos de Alicante el 28 de marzo de 1942.

Miguel Hernández forma parte del patrimonio cultural de la humanidad; su poesía, que es savia sin otoño, sigue siendo palabra en el tiempo para denunciar la injusticia y luchar por la libertad; él no entendía el papel del poeta y del intelectual si no estaba arraigado en un compromiso social y político; no desertó nunca de su clase social, de su condición de campesino pobre, ni del poder transformador de la palabra… Encontró en el Partido Comunista de España un lugar natural de trabajo y de lucha y, para el PCE, es un orgullo contar en nuestra organización con el gran poeta, el gran hombre y el gran comunista que fue Miguel Hernández y que sigue siendo en su obra y en nuestra memoria.

Por todo esto, el Comité Federal del PCE, acordó, en la reunión celebrada el 12 de diciembre de 2009, crear una Comisión de Trabajo para impulsar la conmemoración del Centenario del nacimiento de Miguel Hernández. Esta Comisión, de la que forman parte José L. Centella, Felipe Alcaraz, Marcos Ana, Fernando Sánchez, Marga Sanz, Luis Pesquera, Ana Moreno, Marga Ferré, David Becerra, Víctor Domínguez, Susana Oviedo y Julia Hidalgo, se reunió en Madrid el 19 de diciembre de 2009 y decidió trabajar con un doble objetivo: por una parte, el Partido Comunista y la FIM prepararán su propio programa para actualizar la vida y la obra de Miguel Hernández, que es parte de nuestra memoria histórica, defensa de la cultura republicana y la expresión de un poeta comprometido con su tiempo, cuyo legado sigue vigente en estos momentos de crisis, no sólo del sistema capitalista sino también de los valores de la izquierda.

Hemos dicho, en el XVIII Congreso del PCE, que es necesaria la lucha ideológica para combatir el neoliberalismo y que deberíamos situarnos en la vanguardia de una cultura que, desde nuestra historia, nos impulse a cambiar el presente y el futuro. Ciertamente, la ideología dominante del capitalismo ha avanzado con pasos de gigante en los últimos años, las consecuencias son que se ha impuesto el pensamiento único, se ha desprestigiado el compromiso, hay consensos blandos y valores tan relativos que pueden significar cualquier cosa; la realidad es un conjunto de fragmentos, el individualismo cuestiona la militancia y el sentido colectivo, y la memoria y la utopía son cosas del pasado. La alternativa al capitalismo no es, efectivamente, un modelo sin memoria y sin utopías, de pequeñas diferencias y discursos atomizados cuyo objetivo es confundir capitalismo y democracia y convertir todo, incluidos los seres humanos, en mercancías del gran mercado que unos pocos controlan. El lenguaje ha sido ocupado por la ideología dominante, debemos recuperarlo para entendernos en nuestra estrategia de lucha y Miguel Hernández nos ofrece en su poesía un ejemplo de valor y de pureza para seguir llamando a las cosas por su nombre y hacer de la palabra, como él hizo, un instrumento revolucionario que sacuda las conciencias. Por eso, todo el Partido debe acoger el centenario de Miguel Hernández como una ocasión privilegiada para la lucha ideológica y la recuperación de la memoria histórica, y para eso, el Partido ha acordado ya algunas tareas: este año, la tarjeta que acompaña el carnet del PCE estará dedicada a Miguel Hernández, el PCE preparará un Acto Público con la puesta en escena de la obra Sino Sangriento, escrita por Marcos Ana y representada en 1960 en la Cárcel de Burgos por los presos políticos, habrá un número monográfico de la revista del PCE Utopías/Nuestra Bandera sobre Miguel Hernández, la Fiesta del PCE del 2010 también estará dedicada a la figura de nuestro poeta y la FIM ha diseñado, como actividades propias, la publicación de una nueva biografía de Miguel Hernández, la elaboración de un libro, a cargo de los mejores historiadores y filólogos sobre la figura del poeta que contenga tres partes: una revisión biográfica de los momentos más relevantes de su lucha, un análisis filológico de su poesía y una visión subjetiva de la forma en que sus poemas han influido en nuestra vida y en nuestro compromiso; un ciclo de conferencias con un soporte gráfico para ofrecer a las agrupaciones del partido: cartel conmemorativo, video de 10 minutos (elaboración propia) sobre Miguel y su tiempo, modelo de conferencia (escrito por la FIM), selección de los poemas más significativos de Miguel para ser recitados.

Por otra parte, impulsar y promover todas las iniciativas institucionales y académicas que se programen desde distintos ámbitos sobre Miguel Hernández cuya vida y obra, como hemos dicho, es patrimonio del pueblo. En este sentido, apoyaremos todas las propuestas de la familia de Miguel Hernández y otras instituciones y asociaciones encaminadas a la revisión y anulación total de la sentencia de pena de muerte y a la reparación y reconocimiento personal del poeta injustamente condenado por defender al gobierno legítimo de la Segunda República y propondremos a los grupos Institucionales de Izquierda Unida que defiendan esta iniciativa. Igualmente, mantendremos contactos con intelectuales y artistas, para concretar ámbitos de colaboración.

Para avanzar en ambos objetivos, debemos conocer todas las actuaciones sobre Miguel Hernández que se están preparando y ofrecernos a participar en ellas y, al mismo tiempo, organizar las del PCE con una convocatoria amplia a toda la izquierda política, social y cultural. La Comisión del Centenario de Miguel Hernández asume la coordinación de este trabajo, informará puntualmente a los órganos de dirección del PCE sobre su desarrollo y acogerá todas las propuestas encaminadas a actualizar, en el año 2010, el legado de un poeta comunista a quien Pablo Neruda puso como ejemplo de corazón purísimo y de quien nuestro camarada Marcos Ana ha dicho que “todas las injusticias, toda la fiebre de redención humana, arden en las canciones del río de sangre juvenil que va a una hermosa muerte para ganar la vida”.

En la reunión posterior del Comité Federal del PCE se anunció la aparición, coincidiendo con la Fiesta del Partido de 2010, de un número de Nuestra Bandera dedicado a Miguel Hernández. Quedó claro que el objetivo más importante, puesto que nadie más lo va a decir, era afirmar su condición de poeta comunista, implicado hasta la médula con la causa de la libertad y de la democracia a través del PCE. No se acaba de entender su evolución ni su biografía sin tomar en consideración como un componente nuclear su condición de comunista entregado con pasión a la causa de la defensa de la República, de la legalidad democrática, puesto que gracias a esa República era posible acabar con la injusticia y con la miseria padecida por la mayoría de la población española de aquellos años, sobre todo campesina.

La mirada retrospectiva sobre Miguel Hernández deja en evidencia muchas cosas que se han dicho, pero hay una que se convierte en todo un símbolo: el profundo contraste entre la riqueza de una sociedad española que alberga en su seno esa potencialidad creadora cuando llega la II República, en la ciencia, en el arte, en la emancipación de la sociedad, y la podredumbre y miseria que representa la victoria de Franco. El poeta del pueblo que despliega su riqueza máxima precisamente en los años de la República y que defiende con uñas y dientes esa conquista en plena guerra contra el fascismo, y el trato que recibe en las cárceles por las que pasa hasta morir de tuberculosis a causa de esas condiciones infrahumanas que el franquismo depara a los vencidos.

De ahí que hayamos solicitado colaboraciones a personas de prestigio y que comparten los ideales liberadores de Miguel Hernández. Por esa razón podemos ofrecer a nuestros lectores un número de Nuestra Bandera de lujo puesto que han contribuido personas como Marcos Ana, Andrés Sorel, Felipe Alcaraz, Armando López Salinas, Manuel Parra, Melquesidez Rodríguez Chao, compañero suyo de cárcel, José Carlos Rovira, Enrique Cerdán Tato, David Becerra, Fanny Rubio, Francisco Moreno, Julio Rodríguez Puértolas, Juan Carlos Rodríguez, Marta Sanz, Gregorio Morán, Alicia Martinez, Manuel Ruiz Amezcua, Juan José Téllez y las entrañables aportaciones que desde Cuba nos hacen Omar Felipe Mauri y Victor Casaus. A su vez hemos contado con la desinteresada y prestigiada aportación de las ilustraciones hechas por Joan Genovés.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles