Secretaría de Movimiento Republicano y Memoria Democrática
Secretaría Movimiento Republicano y Memoria Democrática >
 

25 aniversario del fallecimiento de Dolores Ibárruri 'Pasionaria'


"Pasionaria vive y su lucha, su bandera continúan en alto....hasta la victoria siempre"



José Luis Centella, Secretario General del PCE / 20 dic 14

Camaradas, amigas y amigos, me encargan termine este acto, y no puedo hacerlo sin felicitar a quienes lo han hecho posible, aquí no hay ni contratas ni sobres mágicos, aquí solo hay mucho cariño, mucha ilusión, por cierto nada opaca, aquí hay muchas ganas de hacer las cosas, por eso disfrutamos más cuando podemos contemplar como el trabajo da su fruto.

Hoy hace 25 años, despedíamos en las calles de Madrid el cuerpo de Dolores Ibárruri, nuestra Pasionaria y lo hacíamos convencidos de que sus enseñanzas, su ejemplo no se marchaba con su cuerpo, convencidos de que Pasionaria seguiría viva en los corazones de todas las personas que en el planeta luchan por la libertad, la igualdad y el socialismo, convencidos de sus enseñanzas formarían parte de todos los procesos revolucionarios del mundo y convencidos de que su ejemplo debería servir para guiar a su Partido, al Partido Comunista de España, por eso sería un grave error que hoy nos quedásemos solamente en rendir un merecido homenaje a Pasionaria, quedarnos solamente en reivindicar la necesidad de liberar a Dolores de una segunda clandestinidad, más dura, más peligrosa que la represiva, porque el silenciarla, el hacerla invisible es mucho peor que la mayor de las represiones sería insuficiente.

Este acto, este magnífico acto, solo tiene sentido si el acto de hoy parte de un compromiso con el pensamiento, con las enseñanzas de Pasionaria, la Dolores que rompió con el dogmatismo, poniendo siempre la unidad del partido, la unidad de los trabajadores y trabajadoras por encima de cualquier otro interés, la dirigente obrera que tenía claro que solo en torno a la unidad popular podían avanzar las ideas de progreso social, la dirigente comunista que no se acomplejaba, que no perdía el perfil ni la identidad, pero sabía que lo importante era confluir con otras corrientes de la izquierda e incluso de la burguesía progresista del momento, porque tenía claro que el objetivo era derrotar a las fuerzas de la reacción , al fascismo, y para ello las alianzas sociales y políticas eran imprescindibles.

Su compromiso en defensa de la II República, su decidida lucha contra los golpistas del 18 de julio para parar el fascismo en España y en Europa, encarnó un compromiso abnegado y heroico de miles de comunistas, trabajadores, intelectuales, militares, jóvenes, que dieron lo mejor de su vida para salvaguardar la legalidad republicana.

El “No pasarán” se convirtió en un símbolo de la lucha antifascista que trascendió nuestras fronteras.

El ejemplo de los Brigadistas Internacionales, jóvenes de todos los países del mundo que vinieron a combatir sin saber nuestro idioma, la mayoría sin preparación militar, tiene mucho que ver con la firme decisión y compromiso de las generaciones de entonces que como Dolores formaron parte de un colectivo decidido a cambiar el mundo desde su raíz.

Pensamiento que nos ponía en evidencia como hay que anteponer la acción política en la calle a las discusiones burocráticas, que la lucha no se puede quedar en las sedes, sino que tiene que tomar vida en la lucha.

Compromiso que hoy se llama buscar la máxima unidad de la izquierda, sabiendo que en esta búsqueda de la unidad nos contaminaremos, nos mezclaremos con otras y otros, pero que de ese mestizaje, de esa mezcla emanara la fuerza de la clase trabajadora en lucha por su liberación.

Compromiso de saber aprender de la historia y afrontar los cambios generacionales desde la continuidad en el ideal y el natural relevo de las formas, con una síntesis de lo que llega con lo que deja paso, sin ajustes de cuentas con la historia, ni venganzas a destiempo, pero sabiendo que sin cambios no se mantiene una lucha a la que se tiene que incorporar lo nuevo, sin renunciar a lo mejor de la historia, Pasionaria fue también un ejemplo de liderar los cambios necesarios para situar al Partido en el momento histórico que le tocaba vivir.

Compromiso como ya se ha dicho en la lucha por la igualdad de la mujer, de acabar con el patriarcado y el machismo que entonces como ahora es un firme aliado del capitalismo, de la desigualdad y la violencia de género.

Se le puede llamar como se quiera, que en eso somos expertos en debatir sobre las formas, pero lo importante es que tengamos claro que no se puede rendir homenaje a Pasionaria, que no se puede venir aquí como si fuésemos a una acto religioso y luego de forma hipócrita volver a las peleas internas, volver a las discusiones interiorizadas, volver a las divisiones, no podemos venir aquí agitando las banderas rojas de unidad de la clase obrera y luego salir de aquí poniéndonos etiquetas las unas a las otras, que no podemos venir aquí gritando Pasionaria vive y luego pisotear su legado, que no era otro que el de salir a la calle, dar la batalla contra las injusticias en defensa de su clase, hoy más que nunca, cuando millones de personas sufren las consecuencias de una crisis injusta perdiendo el empleo, el techo, sin posibilidad de llevar una vida decente, cuando el capitalismo está enseñando su cara más cruel y asesina, llevando la muerte y la destrucción a todos los rincones del planeta con el instrumento más...que ha conocido la historia como es la OTAN quienes no tengan claro que hay que enterrar querellas internas, que hay que superar divisiones históricas, que se puede alcanzar la unidad sin perder ni la identidad ni el perfil, quien no asuma el compromiso de aparcar las luchas internas, quien no tenga todo esto claro y no lo aplique en su militancia diaria no ha entendido nada de lo que aquí estamos haciendo...y peor para él o para ella, porque estamos dispuestos a ganarnos el futuro, desde estas ideas, le pese a quien le pese.

Por esto hoy es un día de orgullo, de sentirse orgulloso de militar en el mismo Partido que Dolores, de compartir las mismas ideas que Pasionaria supo transmitir con esa firmeza y belleza que solo una hija de la clase obrera podía hacer, es un día de ser conscientes de que lo que hacía grande a Pasionaria no era ser una buena oradora, que lo era, no era ser una brillante parlamentaria, que también lo era, ni siquiera saber compaginar su papel como diputada con la lucha en la calle, lo que hacía grande a Pasionaria era sentirse parte del pueblo, no hablar nunca en primera persona, sentirse siempre parte de una clase, eso la hacía grande, porque nunca fue su lucha una lucha individual, aunque estuviese en la soledad física de una cárcel o en la minoría parlamentaria rodeada y acosada por los más fascista siempre se sentía en mayoría, porque el pueblo cuando toma conciencia siempre es mayoría, siempre es colectivo.

Desde este orgullo de sentirnos parte de un pueblo que despierta, que pretende plantar cara a la reacción y a los poderosos, que pretende construir una sociedad más justa, solidaria y libre es desde el que hoy reafirmamos el compromiso de luchar contra quienes quieren hacernos invisibles, quieren eliminarnos, porque saben que por muy débiles que podamos parecer representamos el ideal más poderoso, el ideal más potente por el que se puede luchar, pero no seamos ilusos, no seamos idealistas, los ideales por si solos, y eso lo sabía bien Pasionaria, no cambian la historia si no tienen una organización detrás que le dé forma, que le dé cuerpo, por eso Pasionaria siempre defendió la necesidad de organizar al Pueblo para hacerlo fuerte, de organizar a la mujeres en el.... de organizar a la juventud en la JSU, de organizar al mundo de la cultura en el Congreso de Intelectuales Antifascistas, y sobre todo de organizar a las y los comunistas en el PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA, este es el reto que tenemos,

Este es el verdadero sentido de este acto, repito no es un acto litúrgico, no es un acto religioso, es un acto militante en el sentido que Dolores le daba a esta palabra, nada sectario ni formal, la Pasionaria que paraba un desahucio en la calle, o que liberaba a los presos de Asturias antes de que fuera proclamada diputada, la Dolores que animaba a los luchadores antifascistas a morir de pie antes que vivir de rodillas, la Dolores que hoy se sentiría orgullosa de que esta idea hubiera sido defendida por esos cinco héroes cubanos que han sabido resistir en las cárceles del imperio a todo tipo de humillaciones y castigos, porque sabían que su resistencia era la resistencia de todo un pueblo, porque sabía que ellos resistían el imperio entendería que si no podía acabar con la dignidad de cinco hombre, como podía pretender acabar con todo un pueblo, estos cinco héroes decididos a morir de pie defendiendo a su pueblo antes que vivir de rodillas como traidores, por eso hace unos meses entregamos la medalla de Dolores, a una de estos héroes, a Fernando, cuando nos visitó y hoy podemos anunciar que hemos invitado al restos de compañeros ahora liberados para poderles hacer entrega de la misma medalla, porque quien mejor que ellos para que la lleven por todo el mundo.

Y permitirme que no termine esta intervención sin completarla, porque no puede estar completa una intervención sobre Pasionaria sin hablar de Pepe Díaz, no es posible reconocer las enseñanzas de Dolores sin dejar constancia de un Pepe Díaz sin el que el PCE no hubiera podido sembrar las ideas a las que Pasionaria daba forma y ponía la voz, queremos ser el Partido de Pepe Díaz y Dolores, así juntos, porque ambos formaron un equipo, muy diferentes en las formas, muy dispar en las personalidades, pero Pepe Díaz fue capaz de saber entender la realidad de la España que necesitaba romper con las cadenas de siglos de feudalismo y caciquismo, que necesitaba una revolución democrática, que solo se podía conseguir con la unidad de las fuerzas populares, y no creáis que esto en aquellos años era más fácil que ahora, que las diferencias no eran pocas, pero Pepe Díaz y Dolores siempre tenían claro que la unidad es el mejor arma, unidad política, unidad sindical, unidad social, eso sí unidad con contenido, no inficiones vacías, sino unidad con programa, y con la lucha, porque como dijo PEPE DIAZ en 1935 no basta con el entusiasmo, es necesario organizar ese entusiasmo.

Estudiar la realidad, proponer alternativas, situar los intereses de la clase obrera en primer plano sobre los intereses partidistas, poner en marcha una política de alianzas sociales y un programa político ajustado a la realidad, que a algunos parecía muy corto, pero que los poderosos sabían era el inicio de la transformación de España, y sobre todo fortalecer la organización para tener capacidad de intervención en los problemas de la gente, y una vez más la unidad, siempre la unidad como instrumento para conseguir los objetivos de la justicia, la igualdad, la libertad en el camino hacia el socialismo y el comunismo este es el legado de Pepe Díaz y Dolores Ibárruri, este es nuestro compromiso, quienes quieran venir a compartirlo modestamente con nosotros aquí nos tienen firmes y decididos a cumplir con nuestra responsabilidad.

Camaradas amigos....Pasionaria vive y su lucha, su bandera continúan en alto....hasta la victoria siempre.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles