Partido Comunista de España
XX Congreso >

Documentos PCE | Resolución aprobada en la 1ª fase XX Congreso PCE


Apoyo a la campaña del MDM por la abolición de la prostitución

PCE / 15 abr 16

Apoyamos la campaña emprendida por el Movimiento Democrático de Mujeres (MDM), este viernes en Barcelona, de recogida de firmas para rechazar la propuesta del Ayuntamiento de Barcelona de regular la prostitución voluntaria.

Las tediosas discusiones acerca de la “prostitución libre” o la “forzada”, o las elaboradas diferenciaciones entre trata y prostitución, carecen de sentido bajo esa óptica. Hay trata porque hay prostitución, del mismo modo que había tráfico de esclavos porque había esclavitud. La actitud democrática ante la esclavitud se basa en el rechazo a un estatuto degradante para la dignidad humana, no en la percepción que cada esclavo pueda tener acerca de su condición.

El “Informe sobre explotación sexual y prostitución y su impacto en la igualdad de género” del Parlamento Europeo, A7-0071/2014, de febrero de 2014, afirma sin ambigüedades que tanto la prostitución como la prostitución forzadas son un fenómeno con un componente de género que afecta a 42 millones de personas en todo el mundo, siendo la inmensa mayoría de las personas que se prostituyen mujeres y niñas y casi la totalidad de los usuarios prostituidores. Concluye que la prostitución representa una forma de esclavitud incompatible con la dignidad de la persona y con sus derechos fundamentales, constituye una de las violaciones de los derechos humanos más atroces y es una forma de violencia contra la mujer. Este informe afirma que la prostitución y la prostitución forzada están intrínsecamente ligadas a la desigualdad de género en la sociedad y tienen un efecto en la posición social de las mujeres y los hombres en la sociedad así como en la percepción de las relaciones entre mujeres y hombres y en la sexualidad y que, por lo tanto, es al mismo tiempo causa y consecuencia de la desigualdad de género. Y explica que toda política relativa a la prostitución repercute en la consecución de la igualdad de género, afecta a la comprensión de las cuestiones de género y transmite mensajes y normas a la sociedad, incluidos los jóvenes. Por eso para Izquierda Unida la prostitución no es el "oficio" más antiguo del mundo, sino la explotación, la esclavitud y la violencia de género más antigua que los hombres inventaron para someter y mantener a las mujeres a su disposición sexual. Y se opone rotundamente a la regulación de la prostitución, como pretenden sobre todo "empresarios" de prostíbulos que financian generosamente "corrientes de opinión”, con el fin de convertir esta violencia en una profesión como otra cualquiera para las mujeres. Izquierda Unida ha optado hace tiempo por entender que el hecho de que se pague una cantidad de dinero no puede transformar ese abuso en un «empleo» al que se le quiere nombrar con el eufemismo de "trabajo sexual comercial". Pero creemos que en este tema hemos de cambiar el enfoque del análisis para plantearlo. Porque siempre que se habla de prostitución el foco se centra en las prostitutas. Mientras que los prostituidores, permanecen ocultos y cuidadosamente invisibles para los focos mediáticos. Pero nos tenemos que preguntar qué pasa con este grupo de hombres que parecen tener problemas con su sexualidad y la forma de relacionarse con más de la mitad del género humano, considerando que las mujeres deben de estar a su servicio sexual, si tienen capacidad para comprarlas. Porque hay un hecho incontrovertible: "si no existiera demanda, no habría oferta". Es decir, somos los hombres fundamentalmente los que mantenemos, forzamos y perpetuamos el sometimiento de mujeres, niñas, jóvenes y niños a esta violencia de género, demandando este “comercio” y socializando a las nuevas generaciones en su “uso”. Una de las preguntas recurrentes en las investigaciones y estudios recientes que afrontan este tema es ¿por qué los hombres acuden a la prostitución actualmente, en una sociedad como la española, donde no hay tal nivel de represión sexual como había hace 40 años?

Por eso rechazamos la propuesta de BComú de regular la prostitución voluntaria como una profesión, oponiéndonos a la regularización de esta práctica por entenderla como "la forma más brutal de sumisión de las mujeres y legitimación de la violencia machista". Si Barcelona se quiere beneficiar de los impuestos recaudados por la mal llamada industria del sexo, convertirá al Ayuntamiento en proxeneta y cómplice del tráfico de mujeres para la explotación sexual, ya que si no hay prostitución no hay trata, y si no hay demanda no hay prostitución"

Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles